Las fiestas del oso, o las fiestas de la persecución

Este año se han recuperado ciertas festividades ancladas en el pasado como es el caso del Ball de l’Ossa, en la Seu d’Urgell, donde se representa la figura de la Ossa, pero también la de los cazadores y los domadores. Ciertamente, representaciones poco adaptadas a nuestros tiempos después de 100 años y el tono burlesco y despectivo respecto a la especie no favorecen la integración del oso pardo en el territorio, a pesar de ser declaradas Patrimonio inmaterial de la Unesco. La representación de cazadores y la persecución del oso en los espectáculos no es una manera de sensibilizar a las nuevas generaciones que lo presencian. No hablamos de todos los espectáculos, algunos son ciertamente festivos y respetuosos con la especie como l’Encauament de l’Ossa en Isil, pero otros realmente no lo son y siguen anclados en aquella época en que el uso de actos festivos era una forma de promocionar la persecución y el exterminio del oso pardo.

La semilla de hoy es el fruto del mañana, como Asociación en Defensa del Lobo y del Oso, somos conscientes del transcurso de la historia de estas especies, somos conscientes de la discrepancia que genera en nuestros territorios, y somos conscientes de la importancia de su presencia para restablecer una cadena trófica sana y equilibrada, y trabajamos día a día para hacerlo visible. Así pues, no podemos pasar por alto aquellos actos y acciones que estropean la imagen de estos animales, condenándolos a un rechazo social popularizado. Apostamos por el futuro de un territorio donde una convivencia equilibrada sea posible, sabemos que hay mucho trabajo por delante, y por tanto sabemos que ciertos actos vandálicos, noticias falsas, o representaciones disfrazadas de “tradiciones” donde se recrea aquella historia que hay que dejar atrás, no son el camino para conseguir ese futuro Pirineo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *